Seleccionar página

TAGUS ha finalizado la ejecución de las obras destinadas a la integración de una nueva red de abastecimiento de agua para el casco histórico de Toledo.  Con la nueva dotación se evitarán los cortes totales de agua en el centro urbano, conectando todo el casco histórico de la capital regional al sistema de Picadas.

La población que reside en el casco histórico de la ciudad de Toledo, se abastece desde el depósito Cerro de los Palos mediante una tubería de 450 mm que transporta el agua por gravedad hasta la Plaza de San Román. Esta tubería en caso de avería presenta muchos inconvenientes para su reparación inmediata, debido a la orografía del terreno. Es por ello que TAGUS planteó como mejora del servicio crear un sistema de abastecimiento alternativo al existente hasta ahora.

El Ayuntamiento de Toledo y la empresa concesionaria de agua potable y alcantarillado planificaron una serie de actuaciones para integrar el nuevo sistema de aporte de agua alternativo al casco histórico de la ciudad. Entre los trabajos realizados destacan los de ampliación de la red y los de instalación de equipos de impulsión.

En lo referente a los trabajos de la red de distribución del casco, se han sustituido las tuberías de fundición gris por nuevas canalizaciones de mayor diámetro al existente y de fundición dúctil, en las calles: C/ Reyes Católicos, C/ Ciudad, C/ San Marcos, C/ Taller del Moro, Plaza del Conde, C/ San Juan de Dios, C/ Santo Tomé, C/ Santa Úrsula y C/ Carreras de San Sebastián.

Además, se han instalado tres equipos de bombeo sumergibles que a la par con los trabajos de ampliación de red han facilitado una alternativa de suministro de agua ante cualquier incidencia. También se han aprovechado las intervenciones para renovar el pavimento de las calles, que en algunos sitios estaba muy deteriorado.

Con todas estas modificaciones en la red de agua potable, TAGUS ha conseguido que el sistema de abastecimiento a Toledo cuente con sus dos captaciones tradicionales, como son el embalse de Torcón y el de Guajaráz y un aporte externo desde el sistema de Picadas, garantizando el suministro de agua al casco histórico ante cualquier avería en la red.