Seleccionar página

El Ayuntamiento de Toledo y TAGUS, concesionaria del servicio municipal de agua potable y alcantarillado, han finalizado las obras en el colector de saneamiento de la calle Cristo de la Luz, una actuación con la que se pretende poner fin a la acumulación de agua producida por la orografía del terreno en el Casco Histórico de la ciudad.

La mejora del colector, resultaba necesaria ya que dicha calle hace de embudo en la recogida de aguas pluviales, baldeos y todas aquellas acciones que se han podido dar a lo largo de los años, ocasionando trastornos en la calzada y alteración entre los vecinos de la zona.

Además de renovar el colector, se ha reducido la pendiente del mismo, ya que el elevado desnivel provocaba que el agua bajara a elevada velocidad, lo cual provocaba el desgaste acelerado y que las grietas en el colector surgiesen con mayor rapidez. Para ello se opta por la ejecución de un pozo de resalto a mitad de calle, consiguiendo de ese modo limitar la velocidad de circulación del agua.

En dicha limitación de la velocidad del agua, se mantiene la función de auto limpieza, evitando una sedimentación excesiva. Esta última se forma por las aguas residuales que llevan sedimentos en suspensión, lo cual, además de la consiguiente disminución de la capacidad hidráulica de la red, es el principal responsable de los malos olores y la corrosión biogénica.

El Ayuntamiento de Toledo y TAGUS optan por un gres cerámico vitrificado como material seleccionado para la conducción, el cual proporcionara una mayor resistencia a la abrasión.