Seleccionar página

El Ayuntamiento de Toledo y TAGUS, la empresa concesionaria  del servicio municipal de agua y alcantarillado de la ciudad, han presentado en la plaza del Ayuntamiento de la ciudad los dos vehículos eléctricos que se han incorporado recientemente a la flota del servicio.

La Concejala de Servicios Públicos y Sostenibilidad, Eva Jiménez, ha señalado como uno de los objetivos de su concejalía el fomento, en todas las áreas del ayuntamiento, de iniciativas orientadas a la eficiencia energética, el ahorro y la mitigación de emisiones de Co2. “Es nuestra forma de contribuir a la lucha contra el cambio climático con algo más que palabras”, ha remarcado.

Se trata de dos vehículos ‘Twizy’ que se destinarán a la realización de diversos servicios de mantenimiento, como la lectura y sustitución de contadores, así como otros trabajos especializados.

La eficiencia energética, “es algo que intentamos fomentar en todas las concejalías y servicios, y que también intentamos promover en las concesionarias de servicios municipales”, ha manifestado la edil, que ha puesto como ejemplo los ahorros logrados en el Patronato de Deportes gracias a estrategias de gestión energética mediante la caldera de biomasa o el uso de iluminación led. A su vez, también se ha referido a la mejora de la  calidad y eficiencia de la iluminación vial que ha hecho posible el empleo de luminarias led en barrios como el de Santa Bárbara.

En cuanto a estos vehículos, de “emisiones cero” y propulsados por motores  eléctricos, al tener un tamaño reducido resultan muy versátiles a la hora de circular por el centro histórico de Toledo. Entre otras ventajas, destaca su gran autonomía, así como el espacio y la capacidad suficiente para efectuar el tipo de servicios que la empresa desarrolla de forma habitual en el casco urbano.

Los nuevos vehículos son totalmente eléctricos, por lo que funcionan sin gasóleo o gasolina, evitando así el uso de combustibles fósiles. En ese sentido, su incorporación supone un paso más en la apuesta que el Ayuntamiento de Toledo y TAGUS están llevando a cabo para mejorar la sostenibilidad de sus servicios y desarrollar su actividad con el mínimo impacto ambiental y la máxima eficiencia energética.

 

El uso de coches eléctricos contribuye a la sostenibilidad,  ya que no emiten CO2 a la atmósfera, disminuyendo así el efecto invernadero, además de evitar la contaminación acústica propia de otros transportes.

Estos dos modelos sustituyen a dos vehículos estándar diesel. El kilometraje anual dedicado a labor de estos vehículos en la empresa es de unos 18.000 km/año de media. En ese sentido, el ahorro de emisiones en CO2 a la atmósfera por cada vehículo estándar diesel es de 2.700kg de CO2. Ello supone que un total 5.400 kg de CO2 no se emitirán a la atmosfera.